Entre maestros

miércoles, 19 de mayo de 2010

Educacion y democracia



Educar en y para la democracia como forma de vida.

El buen juez, por su casa empieza.
 
Dile no a las personas que en nombre de la "democracia" toman el poder para provocar guerras, hambrunas, terrorismo, guerrillas con grupos paramilitares armados por los mismos gobiernos, lanzan rumores para amendrentar y controlar, desviar la atención, controlar a las personas y los medios de información, oprimir, discriminar y violar los derechos humanos y laborales.


El silenciar no innova, sólo la creatividad libre hará de nuestros estudiantes creadores, inventores, científicos, ciudadanos responsables.


Un maestro o maestra que comprende el verdadero valor social del servicio educativo, no es un maestr@ ordinari@ ni negativ@. Por el contrario, es un formador o formadora extraordinari@ que busca las estrategias para que hombres y mujeres de todas las culturas tengan acceso a una educación para la vida. 



LA RAZON ,LA INTELIGENCIA , POR ENCIMA DEL NEGOCIO.



Tomado de: http://academiasefcnayarit.blogspot.com/2010/05/cambiar-o-seguir-igual.html

EL MAESTRO NEGATIVO:


1.   Simula o aparenta ser positivo y social.

2.   Carece de interés, es apático, es inhumano, descomprometido y desinteresado con el servicio educativo. Cree que sabe todo.

3.   Afirma que lo que dice es la verdad: así es y así debe ser porque así lo digo yo, esa es la línea, es una orden y no se discute.

4.   Actúa por conveniencia, así que, tiene comodidad porque se adapta fácilmente al “sistema”.  

5.   Un “sistema” establecido por personas semejantes a él.

6.   Un “sistema” de apariencias, simulaciones y engaños.

7.   Si el maestro negativo tiene un cargo directivo, siempre tratará de controlar a sus compañeros y verá como enemigos a los maestros positivos.

8.   Es un maestro ordinario.


EL MAESTRO POSITIVO:

1.   Se compromete con acciones.

2.   Involucra a otros en la solución de problemas.

3.   Con sus actitudes positivas compromete a otros. “Lo podemos hacer”

4.   Motiva a sus compañeros para salir adelante.

5.   Siempre busca el diálogo a partir de preguntas y respuestas.

6.   Hace críticas pero para mejorar, analiza las situaciones meticulosamente para tomar decisiones asertivas.

7.   Es comprometido y responsable con lo que hace.

8.   Tiene liderazgo y comparte lo que sabe a sus compañeros.

9.   Practica valores, no sólo los propone para otros.

10.       Es honesto y congruente con los que piensa, dice, sabe y hace.

11.       Busca la transformación y mejora del sistema.

12.       Contextualiza y descontextualiza su enseñanza.

13.       Es visto como enemigo o algo maligno por el maestro negativo y ordinario.

14.       Es un maestro extraordinario.